You are currently browsing the category archive for the ‘Tu Currículum’ category.

Viñeta de Brot

Tal vez ha sido casualidad que me haya topado con un número especialmente alto de candidatos que dicen esto de sí mismos (¿casualidad? Grissom diría que las casualidades no existen, ya sabéis! ;D), pero sea como sea, necesito haceros llegar este aviso por si os encontráis a punto de decir esto de vosotros mismos en la próxima entrevista o en vuestro Currículum:

Ser perfeccionista (o decirlo) no es necesariamente bueno.

A priori, parece una buena idea, pero si el reclutador se ha topado con gente realmente perfeccionista a lo largo de su carrera, puede que no guarde el mejor recuerdo de esta persona (incluso sin llegar al perfeccionismo obsesivo, que puede ser una patología).

Un perfeccionista puede convertirse en un cuello de botella. A menudo se tiran el doble de tiempo para hacer cualquier cosa porque tienen que asegurarse que cada pequeño detalle es perfecto. Esto puede ser un valor añadido para ciertos trabajos, pero para cualquiera que trabaje en equipo, de cuyo trabajo dependa que los demás puedan hacer el suyo, o que tenga que seguir un ritmo de trabajo alto… probablemente no lo será.

Un perfeccionista puede simplemente no aceptar cometer un error, lo cual no sólo le hace tardar más en terminar su trabajo, sino que además se revisará a sí mismo una y otra vez y probablemente además no acepte naaaaaada bien las críticas. O tras ese perfeccionismo se puede esconder una profunda inseguridad en su propia capacidad, lo que puede provocarle bloqueos completos: si no hacen nada, no pueden fallar, por tanto procrastinan todo lo posible.

[Para todo hay excepciones, gracias a Dios, y evidentemente hay puestos de trabajo concretos o sectores específicos donde el perfeccionismo es el valor añadido: trabajos de laboratorio, de investigación…]

Francamente, siendo alguien que ha gestionado equipos de trabajo y que ha seleccionado a gente, creo que el afán por hacer bien las cosas unido a la flexibilidad es lo que mejor funciona. El perfeccionismo es rígido y a menudo intolerante, establece objetivos de excelencia pero tan centrados en la consecución, que no suele aprender de la experiencia.

Y en un momento en que los mercados cambian tan rápido, trabajamos a ritmos vertiginosos y en situaciones ambiguas y complicadas, es probable que un reclutador prefiera antes a un candidato *adaptable* que a uno *perfeccionista*, a uno capaz de aprender de los errores que a quien no se los permite.

Aunque…:

“La gente que se llama a sí misma «perfeccionista» casi nunca lo es en realidad, mientras que los verdaderos perfeccionistas nunca andan por ahí diciéndolo.” Stephen J. Dubner

Si ya lo decía siempre mi madre (que son las que lo saben todo): “Lo mejor es enemigo de lo bueno…” 😉

¿Qué pensáis?

Si te ha interesado este post, puedes recibir los que escriba nuevos en tu correo o tu ereader – en la columna de la derecha encontrarás la opción de suscribirte por e-mail o RSS  :D Gracias!.

Y si quieres compartir este post, aquí tienes la URL corta (http://wp.me/pQlpC-iH) y abajo, el botón de compartir. Gracias de nuevo!.

Share

Anuncios

Viñeta de Forges por cortesía de M.Teresa Plana 🙂

Si aun no has leído ninguna recomendación sobre cómo preparar tu CV, o andas con prisa, o piensas que tu Currículum está ya “más bonito que un San Luis”… asegúrate al menos de NO cometer estos errores que te indico a continuación, y ya irás por mucho mejor camino que… casi todo el mundo. Voy a ser rápida e ir al grano, o sea que toma buena nota:

~ Da sólo información relevante ~ Lee el resto de esta entrada »

Viñeta de... hace falta decirlo? Forges 🙂

Si tienes la (aunque sea ligerísima) impresión de que tu Currículum es demasiado largo… seguro que lo es. Dado que en la primera revisión de un Currículum el reclutador no le va a dedicar más de 20 segundos, piensa detenidamente si es tiempo suficiente para leer todo lo que has incluido… y enterarse de algo sin tener que releerlo.

[Haz esta prueba: dale tu CV a algún conocido, que lo tenga en sus manos 20 segundos y pasado ese tiempo que te diga cuáles son tus puntos fuertes como profesional. A ver qué es lo que está transmitiendo tu CV.]

Si bien no está declarado pecado mortal que un CV pase de dos páginas, lo cierto es que si es más largo, o si en esas dos páginas básicamente no queda ni un espacio en blanco, las posibilidades de que ese Currículum tenga éxito… son pocas.

Pero es cierto que hay perfiles –lo veo muchísimo en los más técnicos (los informáticos, sin ir más lejos) y en los perfiles académicos- que o bien tienen muchas certificaciones, cursos, publicaciones… o bien una enorme lista de proyectos en los que han trabajado – cada uno de ellos en su  entorno específico, etc. Y esto es, evidentemente, parte esencial de su bagaje, es su portfolio de trabajos.

¿Qué hacer, entonces? Separar. Lee el resto de esta entrada »

"Una recomendación: ya es hora de eliminar del Currículum tu récord de 1981 jugando al Donkey Kong" Viñeta de Savage

Si te encuentras mandado Currículums a diestro y siniestro pero el teléfono no acaba de sonar, puede ser por distintas razones, pero es muy probable que uno de los problemas sea que tu CV no logre mostrar tu ventaja competitiva con respecto al resto de candidatos.

Tu Currículum tiene que mostrar claramente al reclutador quién eres y qué sabes hacer mejor que los demás (te recomiendo también leer este post); si no consigue llamar su atención en los primeros segundos, es que algo no está funcionando.

1. No está bien enfocado Lee el resto de esta entrada »

"He pensado que si empiezo a mandar Currículums ya, tal vez consiga un trabajo para cuando me licencie" Por Glasbergen

¿Llevas meses y meses mandando Currículums y no consigues nada?

¿Lo tienes dado de alta desde hace siglos en todos los portales de empleo existentes, y lo mandas a todas las ofertas que remotamente puedan tener algo que ver, por lejano que sea, por si suena la flauta?.

Pues siento ser yo quien te dé la mala noticia: la flauta no va a sonar. Te digo por qué:

1. Puede que tengas un Currículum del tipo “Yo también” – es exactamente igual que decenas y decenas de personas, por lo que es imposible que destaques entre los demás. Lee el resto de esta entrada »

Viñeta de Forges

Ya has mandado cientos de CVs, te has apuntado a todas las ofertas que encuentras, has mandado candidaturas espontáneas a tu empresas preferidas… y nada. Ni te llaman para hacer entrevistas!!!!!.

Pues como dice Yoriento en su post : hay que pararse a afilar el hacha. No sigas talando árboles y preguntándote por qué cada día estás más horas pero cada vez consigues talar menos: párate, revisa el hacha, afílala bien y vuelve a empezar.

Pues venga, a afilar el hacha: vamos a repasar el Currículum y a ver si realmente es la mejor carta de presentación que puedes estar mandando. Voy a simplificarlo al máximo, todo se resume en lo siguiente: ¿qué quiere ver la persona que está leyendo tu Currículum?

Enfócalo hacia mí, el reclutador que lo va a leer, a mis necesidades. Muchos CVs comienzan con un texto que describe “Mi objetivo” o “Lo que busco”… lo siento, pero yo lo que quiere saber es qué voy a conseguir yo: ¿eres la persona que tiene las competencias y experiencia suficientes para solucionar las necesidades y problemas de mi empresa?.

Lee el resto de esta entrada »

Tal vez cuando termines de leer este post pienses: “pó jlaro”… pero te aseguro que personalmente he pillado más de uno de éstos…

  • No incluyas ningún elemento que te “desvenda”. Házte a la idea que un CV es como una foto escrita, por tanto… ¡no pongas en la que sales con granos, o el día que tu peine se puso en huelga!.  No hay que colar mentiras, pero no hace falta detallar que te echaron del colegio o que no aprobaste la selectividad a la primera. Si más adelante te lo preguntan, entonces tendrás que explicarlo y encima conseguir convertirlo en algo positivo ¡ahí es nada!.
  • No menciones afiliaciones políticas, sindicales o religiosas (salvo excepciones, por ejemplo: si vas a enviar tu CV a la agrupación socialista de Valdemoro!). Tampoco hace falta indicar el estado civil
  • No añadas información irrelevante. Si has pasado por tres colegios distintos, por muy buenos recuerdos que tengas, no tienes que indicarlo, igual que si pasas los fines de semana poniendo copas en un garito o si recibes clases de punto de cruz: si no es relevante para el puesto o te da una imagen de alguien con inquietudes, iniciativa, comprometido… no lo incluyas.
  • No hagas nunca alusión al salario en tu CV.
  • No mandes jamás un Currículum con errores gramaticales u ortográficos!!!.

Te ayudará a centrarte empezar por decidir qué tipo de Currículum es el que te conviene. Se pueden hacer muchas distinciones, pero las que más claras me parecen son las dos siguientes:

1. Por extensión:

Clásico (extenso): En él se reflejan absolutamente todos los detalles de formación, cursos, publicaciones, experiencia, investigación, actividades extracurriculares… en general, se emplean para solicitar puestos en la Administración Pública, para promoción propia en el campo profesional o académico, Doctorados…

Americano (abreviado): Se concentra en un máximo de dos hojas, destacando lo más relevante, con el objetivo de llamar la atención y lograr el interés del selector.

N.del A.: En EEUU lo que nosotros llamamos Currículum, que es el abreviado (o americano), es el equivalente a su “Resume”, y en cambio al extenso ellos lo denominan “Curriculum Vitae”.

2. Por presentación de los datos:

Cronológico: Se muestra tanto la experiencia como la formación en orden cronológico inverso (lo primero que se lee es lo último que se ha hecho).

Funcional: Se presenta la experiencia por bloques de desempeño o de competencias; i.e.: “Atención al Cliente”, “Gestión de equipos”, “Project Management”, “Gestión Comercial”…

El más habitual es el 2.a., situándose lo primero lo que se quiera destacar: si es el primer trabajo o tienes poquísima experiencia, lo más destacable de ti en ese momento será la formación que tengas, por lo que lo pondrás primero. Si ya tienes experiencia -y además la exigen para el puesto-, deberás mostrar este bloque primero.

La opción 2.b. es muy buena si hay espacios de tiempo entre trabajos que no puedes explicar o si tienes una experiencia muy extensa, bien muchos años en una única empresa bien en muchas empresas, porque permitirá ver mejor tus habilidades y competencias.

Supongo que estás leyendo esto porque, o bien te toca hacer tu primer currículum, o bien ya tienes uno (o varios) pero no sabes si están bien. Pues ahí van tres detalles básicos que debes plantearte:

1. Con el currículum no te van a dar el trabajo. Tiene que servir para despertar el interés de quien lo lee (que habrá leído decenas antes y leerá otros tantos después), lo suficiente para que levante el teléfono y te llame.

2. Los currículum se leen como el periódico: ojeando los titulares y parándote sólo en lo que te llame la atención.  Por tanto: no aburras, sé conciso, destaca lo más importate y utiliza una plantilla y un estilo claro y moderno.

3. El currículum conviene personalizarlo cada vez. No significa reescribirlo; a veces serán cambios sutiles, pero siempre debes ponerte en el lugar de la empresa y matizarlo para ajustarte a lo que buscan.

Repite conmigo: el Currículum es el medio para conseguir una entrevista. Hazlo breve, preciso, llamativo e interesante.

Fuerza y valor!