Viñeta de Doug Savage - "Test de Inteligencia Laboral. Pregunta #72" / "Elija la imagen que completa la secuencia"

Te ha tocado ponerte a buscar trabajo. A ti también (chít!). Ponerte ahora a cambiar, a adaptarte, a actualizar el currículum, empezar a llamar a gente para pedirles favores, a luchar contra la incertidumbre, a reinventarte… ayyyyyyy!!!!

Con lo desentrenad@ que estás en el tema; la pereza, el miedo, la angustia que te mata… encima no tienes la más mínima confianza en el mercado, en tu suerte, en lo que vales…

Y ahora por dónde leches empiezas?

Pues mira, empieza por acabar de lamentarte, lamerte las heridas y cambiar la actitud. Así no vas a ninguna parte. Ponte en perspectiva: esto no es más que otra etapa, como lo es todo en la vida. Es humano el miedo al cambio y especialmente el miedo a no poder pagar la hipoteca. Es humano echarle la culpa al gobierno, al mercado, a los bancos, a las subprime y a todo lo que se menea ;). Vale, como es humano, permítete un rato de pataleta –un ratito-, y hala, a agarrar el toro por los cuernos: el dueño y responsable único de tu futuro eres tú.

“Nuestras actitudes controlan nuestra vida. La actitud es un poder secreto que, para bien o para mal, trabaja todo el día. Es de la máxima importancia que sepamos manejar y controlar esta gran fuerza”.

Tom Blandi

Tú eres quien te conoces, quien sabes lo que vales, lo que puedes ofrecer; lo que has logrado, lo que puedes lograr; lo que te gusta, lo que se te da bien, lo que quieres y lo que necesitas. Ah, que no lo sabes? Pues no hagas nada hasta que no tengas esto claro!!!!.

¿Pero cómo, si tengo que ponerme a enviar curris a todo el mundo, tengo que lograr mandar en los próximos siete días al menos 1.000 currículums para estadísticamente conseguir que un 1% me conteste!. Ay que no, que no sé cómo decirlo: que no está el horno para estos bollos!. Hace años te hubiera dicho que adelante con los faroles, que te pusieras a enviar a diestro y siniestro, pero a fecha de hoy, NO. No sé qué te diré mañana, pero si necesitas encontrar un trabajo medianamente interesante HOY, esta no es la estrategia correcta.

Así como en el mercado inmobiliario el poder de los vendedores ha pasado a los compradores, en el mercado laboral ha ocurrido lo mismo: el poder de los candidatos ha pasado a los reclutadores. Hay tanta oferta de candidatos cualificados que quienes están contratando se permiten ser mucho más exigentes, tomárselo con más tranquilidad: no tomar decisiones a no ser que están totalmente seguros de que la persona que se está llevando su tan ansiado puesto de trabajo, sea exactamente quien mejor encaja con este puesto.

“Ay qué horror, y así cómo encuentro yo nada, es que es imposible, es que esto es horrible, es que para qué me molesto…” ¿Ves? Mal, te has vuelto a ir al muro de las lamentaciones y de ahí no sale nada bueno. Igual de mal está para todo el mundo –el que no tiene más años, tiene menos, el que no tiene un puesto demasiado alto en cambio no tiene experiencia… -, y aún así hay gente que encuentra trabajo, hay  procesos de selección abiertos, hay muchas empresas que tienen necesidades de personal, hay oportunidades ahí fuera.

Todos valemos para algo, todos tenemos la capacidad de resolver algún problema concreto… averigua cuál es tu capacidad y sólo entonces identifica quién tiene ese problema… y ofrecerte a resolvérselo (a cambio de un módico precio, of course, por eso es trabajo y no un favor ;).

“Whatever you are, be a good one”. Abraham Lincoln

[Lo que vayas a hacer, sé bueno haciéndolo”]

¿Qué no está tan fácil como quedarse en sofá esperando a que llame a tu puerta el trabajo de tu vida? Pues no, de hecho está difícil, pero ¿imposible? Ni de lejos. Posible, pero si estás dispuesto a levantar el trasero del sofá, si estás dispuesto a ponerte las pilas, a reinventarte, a analizarte, a currártelo. Si estás dispuesto a que tu actitud sea: “Venga, vamos a por ello, ¿qué tengo que hacer?”, si estás dispuesto a aprovechar esta oportunidad para replantearte las cosas, pararte a pensar, reenfocar esta nueva etapa para sacarle el máximo partido posible.

Si es así, seguiremos hablando del tema. Si aún estás en la fase del “qué horror… qué pereza… qué injusto… esto es imposible…”, mejor espera, no hagas nada aún, no tomes decisiones en ese estado, no te pongas a pedir favores, no mandes curris a lo loco. Tienes que lograr superar ese estado y situarte mentalmente para conseguirlo.

Tienes que lograr “el estado Rafa Nadal” (“vengaaaaaa!!!!”): ese estado mental en el que ves que no se da por vencido, que en todo momento está con la seguridad de que va a superar los obstáculos, está con la calma del que se cree que lo va a lograr, del que se ve vencedor. Pues así te quiero ver!!!! En estado Rafa Nadal, porque si realmente te pones las pilas, no es imposible, vas a ser vencedor.

Fuerza y valor!!!!

Si te ha interesado este post, puedes recibir los que escriba nuevos en tu correo – en la columna de la derecha encontrarás la opción de suscribirte por e-mail :D Gracias!.

Si quieres la URL corta para compartir este post, aquí la tienes: http://wp.me/pQlpC-e3

Share

Anuncios