Viñeta de Forges

Aunque vamos a las entrevistas de trabajo (uy, “las”, en plural, como si las regalaran… mejor en singular, no?)… quiero decir: cuando vamos a LA entrevista de trabajo, indefectiblemente llegamos hechos un flan, pensando que se nos va la vida en ello, agotados ya de la tensión previa, y con unas ganas de acabar con aquello… ¿o no?.

Pues aunque eso sea lo habitual, en realidad no debería ser así: te están valorando y evaluando tanto como deberías hacer tú con ellos. Entiendo y he vivido la situación de “necesito este trabajo como sea”, pero seguro que también sabes lo que es encontrarte “amarrado” a un puesto o una empresa que lo único que te provoca… son visitas a la farmacia a comprar almax y pastillas para dormir :(.

Para empezar, ¿obsta repetir que a una entrevista de trabajo hay que ir (muy) preparado?. Es una pena estar tanto tiempo esperando que te llamen para luego ir sin los deberes hechos, no????. Pues antes que nada: haz una búsqueda de información sobre la empresa; entra en su página web y devora toda la información que puedas. Así sabrás lo que se hace, cuál (dicen que) es su filosofía / misión / valores, los nombres y puestos de la gente que manda, el estilo de la empresa, sus procesos, lo que se dice de ellos, noticias… en fin: todo.

Haz además búsquedas de gente que trabaje en la empresa – y si tienes alguno en tu red de LinkedIn o en tus contactos, pídele referencias, que te hable del ambiente, y sobre todo, de lo que más y menos se valora en la empresa. Sé creativo y averigua todo lo que puedas!!!!.

Con esa información, primero puedes hacer una valoración personal de la empresa para plantearte si es donde quieres pasarte al menos 40 horas semanales durante los N próximos meses.

Y segundo, igual de importante, podrás soltar alguna pildorita de información durante la entrevista para que vean tu interés y preparación (“ya he visto que tal cosa la hacéis de tal manera y me parece muy innovador” / “comparto el interés de la empresa por tal o que se dé tanta importancia a cual…” en fin, ya sabes a qué me refiero).

De todas las entrevistas que he hecho, SIEMPRE he preguntado a los candidatos qué saben sobre la empresa – puñetero, lo sé, pero para mí era clave -. Sólo aprobando en esa pregunta estás demostrando profesionalidad, interés, madurez… ¡tanto! Que no puedo entender cómo alguien a estas alturas del cuento se presenta en una entrevista sin prácticamente haber abierto la web de la empresa.

Bueno, pues si estás con la mente en blanco y la única pregunta que se te ocurre es “¿va a durar mucho esta tortura?”  :(, ahí va una propuesta de cuestiones que le puedes plantear al entrevistador (y te interesa plantearte tú mismo) con respecto a tu posible futura empresa y puesto de trabajo:

¿Si tuvieras que describir al empleado perfecto para tu equipo/departamento/empresa, cuáles serían sus características? – ahí verás claramente en qué tienes que hacer más hincapié sobre ti mismo durante la entrevista!.

¿Cuál ha sido el mayor reto / la mayor dificultad por la que ha pasado tu equipo/departamento/empresa este año y cómo lo habéis superado?.

– Esta es interesante para ti: ¿cuál es el mayor reto que se va a encontrar la persona que ocupe este puesto? y además en el resto de la entrevista aprovechas para potenciar las capacidades más clave para ese problema concreto.

¿Cómo se miden el rendimiento y los logros en la empresa?.

¿Cómo sería el día a día en este puesto de trabajo? o ¿me podría describir cómo sería un día “normal” en este puesto de trabajo? -aquí se puede preguntar también por las herramientas informáticas que se usan, por ejemplo-.

Si me seleccionaran para el puesto, ¿qué se espera que consiga en los próximos 3 / 6 / 12 meses? esta es muuuy interesante…

¿Qué es lo mejor de trabajar en esta empresa?.

– Y siempre conviene hacer alguna pregunta con respecto al funcionamiento / operaciones de la propia empresa. Algo del tipo: he leído que vais a abrir oficina en X, ¿cómo va a impactar esto en la empresa?.

Evidentemente no hay que hacerlas todas, estas opciones son para elegir en función de la información que ya te hayan dado, del ambiente de la entrevista… y de eso tan importante (lo más relevante) en una entrevista de trabajo (como ya te decía en mi post “¿Sabes cuál es el factor más relevante en una entrevista de trabajo?”: la química.

Fuerza y valor!.

Si te ha interesado este post, puedes recibir todos lo que escriba nuevos en tu correo – en la columna de la derecha encontrarás la opción de suscribirte por e-mail :D Gracias!.

Si quieres la URL corta para compartir este post, aquí la tienes: http://wp.me/pQlpC-7E

Anuncios